Alergia a los gatos

Tras una nueva aparición de mis papis adoptivos por la puerta misteriosa, el día comenzó extraño. Maica había amanecido bien, pero en apenas unos minutos comenzó a estornudar una y otra vez como si la hubiesen dado cuerda y fuese un autómata estornudador. Sus ojos estaban rojos como cerezas y no dejaba de llorar, pobrecita, debía pasar algo importante y no estaba muy seguro de si tendría que ver con algo que yo había hecho, porque a medida que pasaba el tiempo cada vez trataba de acercarse menos a mi, parecía como si quisiera evitarme. Antonio estaba muy serio y preocupado pero él no parecía molesto conmigo, pasaba mucho tiempo a mi lado y jugaba y me hacía mimos con normalidad. Maica comenzó a comportarse de una forma muy rara, pasaba sola mucho tiempo e incluso se encerraba en algunas habitaciones cerrando la puerta para que Antonio y yo no pasáramos. Antonio me cogió en brazos y me echó en el cuerpo un liquido que llamaba Vetriderm frotándome muy bien por todo el pelo. ¿Huelo mal? a ver si es que Maica no quiere estar conmigo porque estoy sucio. Me aseguré de lamerme muy bien todo el cuerpo como me había enseñado mami, yo soy un gatito muy limpio, me limpié bien entra las patitas, el rabo, las orejitas, no dejé un solo rincón sin lavar bien, pero Maica seguía con su actitud separatista, entonces Antonio me dijo: No es por ti Luna, tu eres una gatita muy guapa y te queremos mucho, pero es que mamá tiene alergia.
Toma ya!! menuda frase, primero insiste en llamarme Luna como a una nena, luego que si soy una gatita muy guapa !!tu padre!! a ver si se enteran ya de que soy un gato, GA-TO con O. Luego lo de mamá ¿que mamá? mi mamá es Axul ¿o me habla de Maica? porque Maica no es mi mamá, bueno si, pero solo adoptiva, es una mamá humana. Y ¿que es eso de alergia? ¿está con el celo? debe ser eso, las mujeres humanas hacen cosas muy raras cuando estan con el celo, pero no sabía que lo llamaban alergia.
Las cosas iban de mal en peor, Maica estaba muy mal, lo de la alergia tenía que ser otra cosa, quizás una enfermedad infecciosa, porque era como si la hubiese picado un bicho venenoso, estaba con toda la cara hinchada, deformada, se ahogaba y cuando el aire pasaba por ella sonaba como un pitido. Antonio estaba desesperado y fué entonces cuando dijo que si seguía así no iba a quedar más remedio que buscarme otro hogar.
!!¿Que?!! otro hogar? no!! no puede ser!! si estoy siendo un gatito muy bueno, ¿que he hecho? fui corriendo en cuanto tuve una oportunidad a dar besitos a Maica, tenía que cuidarla mucho, había estado tan ocupado reconociendo el terreno que había descuidado mi principal labor, la que me dijo mami que tenía que hacer con valentía, tenía que ser un buen gato terapeuta y si me tenía que contagiar de alguna enfermedad lo haría, pero no podía fracasar y decepcionar a mami, y sobre todo no podía ir a otro hogar, porque entonces ni mamá ni Calxetines sabrían encontrarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario