El jersey rojo

Antonio estaba con Maica y conmigo en casa gracias a que le habían dado sus vacaciones navideñas y para celebrarlo decidió ir a visitar a la familia de Maica otra vez. Yupii!! tapitas de jamón!! seguro que mi abuelita adoptiva ya tendría preparado un rico refrigerio para todos.
Antonio y Maica se pusieron un montón de ropa de abrigo porque según decían el día estaba especialmente frio. Upss!! aún recuerdo que la ultima vez pasé mucho frio y me resfrié un poquito. Sin embargo Maica me dijo que ya no me iba a poner malito porque me había comprado una cosita que evitaria que pasara frio en mis desplazamientos a casa de sus padres. ¿Qué me habrá comprado? la curiosidad me mataba, por algo soy un gato.
Maica fué corriendo a por una bolsa y de ella sacó una prenda de color rojo. "Aqui tienes tu nuevo jersey Freud" dijo con gran satisfacción. !!Cáspita!! ¿un jersey para mi? si yo ya tengo mi abrigo propio, aunque había que reconocer que la última vez no había sido suficiente. Bueno, habría que probar a ver si era agradable usar un jersey o no, si los humanos lo hacían quizás no fuese tan terrible.
Dejé que Maica me colocará el jersey y en pocos segundos pude comprobar que un jersey es como una funda donde le meten a uno y aunque estas muy calentito parece como si no te pudieses mover. Sin embargo, una vez lo intentas ves que si que puedes hacerlo, soloo que es una prenda un tanto rara e incómoda.
Me metieron en el bolso de viaje que a mi me gustaba y nos fuimos de visita. Una vez en la calle me di cuenta de que el jersey era algo de agradecer porque aunque hacía mucho frio yo permanecía calentito. Menudo invento.


Cuando llegamos por fin a nuestro destino y me sacaron del bolso alli estaba ella, jeje, mi abuelita adoptiva. Hola abuelita!!¿que tenemos hoy en el menú? ¿has traido mis chuches?.
Detras de ella empezó a salir el resto de la familia y todos venían hacia mi con la misma frase. "Pero Freud que guapo estas hoy". Bueno, si, ya lo se, no es que esté guapo, es que soy guapo, y además muy limpito, es normal que os guste, pero... ¿porque no pasamos a lo verdaderamente importante? venga, vayamos al grano, ¿donde esta mi jamón?.
La gente estaba tan idiotizada contemplándome con mi nuevo jersey que parecían olvidarse de que debajo de aquella pieza de lana estaba mi estómago a la espera de las habituales tapitas de bienvenida. Bueno ya esta bien, quitadme esta cosa.
Empecé a revolverme para dejar claro que quería salir de aquella prenda y al final conseguí que Maica entendiese el mensaje y me sacase de alli, pero, madre del amor hermoso, que dificil es quitarse un jersey, no sabe uno por donde llevar sus patitas para no hacerse un nudo con aquella cosa.
Fue quitarme el dichoso jersey y la abuelita vino rauda a traerme mi deseado jamón. Moraleja: Si eres gato y usas jersey quitatelo inmediatamente si quieres comer.
Moraleja 2: Si eres gato y no te quitas el jersey preparate para escuchar un montón de chorradas sobre ti, soportar sesiones fotográficas y asarte de calor dentro de casa.
Moraleja 3: Los jerseys idiotizan a los seres humanos.

2 comentarios:

Sanchete dijo...

Pequeño Freud, ¡que razón tienes!

P.D: Estábas guapísimo con el jersey ;-)!

Marisilla dijo...

HOlaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Aisss, que ilusión me ha echo recibir la visita de un gatito en mi blog de perritos, y además, terapeuta (¡¡ madre mía qué nivel!! jejeje).
Me ha encantado tu blog, un saludín y muchas gracias por todo.

Publicar un comentario