El proceso de adopción

Lourdes contactó a traves de un foro de mascotas, donde habitualmente hablan entre si humanos que conviven con gatos, con una chica que se interesó por su anuncio, donde decía que tenía dos gatitos que necesitaban un hogar.
Esta chica estaba pasando un momento muy malo por culpa de una vivencia horrible que le había causado un tremendo estress postraumático y llevaba ya más de año y medio en tratamiento psicológico para poder superarlo, su terapeuta le había recomendado comenzar una terapia con ayuda de animales, pero ella también tenía un problema de alergia. A pesar de todo, el tema era tan importante para poder evolucionar en su curación que merecía la pena tener una mascota en casa y se decidió a buscar una gatita en adopción porque era la posibilidad que menos alergia le daba.
Cuando Lourdes le enseñó nuestras fotos ella se enamoró de mi. Lo normal es que hubiese adoptado a mi hermanita, ya que al ser hembra era menos alérgena para ella, pero Lourdes no se en que estaría pensando para no darse cuenta de que yo era un machote y le dijo que también era gatita.


No me lo podía creer, ¿me ha llamado gatita?!!! ay madre!! espero que al menos no me pongan un tutú para sacarme alguna foto, porque entonces vamos a tener más que cuatro maullidos eh.
Lourdes intento que nos adoptase a mi hermanita y a mi juntos, pero no pudo ser, y aunque a mi me hubiese gustado mucho no separarme de ella, Calxetines encontró en seguida también una familia que estaba interesada en ofrecerle su hogar, además acababan de perder a su querido gato, que había fallecido tras muchísimos años de vida con ellos, y estaban tan apenados...
Cuando Lourdes nos contó cual iba a ser el destino de ambos a Calxetines y a mi, comprendí en seguida que mi hermanita y yo teniamos una misión en la vida, ambos ibamos a ser gatos terapeutas. Calxetines tenía que ayudar a una familia a superar la tristeza por la muerte de su compañero gatuno y yo tenía que ayudar a aquella chica a superar su trauma.
Mami nos dijo que teniamos que ser gatitos valientes, que al principio sería duro estar separados, pero que todos teniamos suerte de tener humanos que nos quisieran y nos ofrecieran compartir sus vidas, ya que había muchos gatos que no eran tan afortunados, y nosotros teníamos que cumplir nuestra misión y dejar bien alto el nombre de la familia.
Teníamos poco tiempo para estar todos juntos, asi que lo aprovechamos al máximo, cada segundo, y Lourdes también estaba con nosotros a todas horas disfrutando de los momentos que restaban hasta nuestra partida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario