Espidercat

Maica había acudido a su alergóloga y tras ponerse en tratamiento había mejorado bastante de su alergia. Esto hizo que al encontrarse mejor también tuviese más ganas de jugar conmigo e inventase algunos juegos muy divertidos.
La cosa empezó cuando un día Maica vino con un objeto muy peculiar, de esos que pide normalmente esperando que traigan a casa y acaban siempre siendo encontrados por su padre en correos. Cuando vi por primera vez aquel trasto naranja no supe muy bien de que podía tratarse, pero poco despues supe por boca de Antonio que se trataba de una pistola. El caso es que Maica se tiraba todo el día con la pistola a cuestas como si se tratara del mismísimo James Bond. Pobrecita!! la enfermedad la estaba llevando a perder la cabeza definitivamente. Posiblemente el miedo la había conducido a adquirir un arma con la que defenderse, pero estaba claro que era infundado, además no era lógico recurrir a aquel trasto teniendo en cuenta que ella también tenía unas largas uñas con las que poder arañar, y sobre todo, el hecho de que me tenía a mi a su lado. Quizás a pesar de tener uñas como yo, ella no sabía usarlas, pero en cualquier caso yo estaba sobradamente preparado para hacer frente a cualquier enemigo. Ya sabeis que yo soy un gato muy valiente y desde luego no iba a tolerar que nadie hiciese daño a mi mamau.
Curiosamente, y coincidiendo con que Maica fuese armada, empezaron a suceder cosas muy extrañas en la casa. Casi no podía dar ni dos pasos sin que un chorro de agua que parecía salir de la nada me sacudiese inmediatamente y por sorpresa. Me subía a la encimera de la cocina...chorro de agua, me afilaba las uñas en el rascador azul...chorro de agua, decidía explorar el rincón de los cables de la tele...chorro de agua. Pero corcho!! ¿que pasa aqui?!! en cuestión de pocas horas estaba empapado como si me hubiesen dado un baño.
Maica debía estar muy contenta de estar mejor, porque yo podía oler en ella su alegría, sin embargo su cara indicaba otra cosa,se ponía a la defensiva cada vez que yo me encontraba con uno de esos chorros de agua imprevistos, porque abría la boca enseñando los dientes y hacía un ruido intimidador que sonaba como "jajaja".
Por supuesto yo soy un gatito muy listo y sabía que en cuanto diese mi siguiente paso era muy posible que recibiese otro chorro de agua, asi que me mantuve alerta, con todos mis sentidos puestos en descubrir de donde provenían aquellas descargas húmedas. Caspita!! mi sorpresa fué máxima al descubrir que todas salían de la nueva pistola de mamau.
Ummmm!!! asi que se trata de eso, es solo una bromita pesada y un juego que Maica se ha inventado. Estaba claro que Maica se había creido el agente secreto 007. Pues muy bien, si ella es Maica Bond yo me convertiré en superhéroe, seré Espiderman, bueno no, eso le pega más a los humanos, seré Espidercat.
En cuanto mamau se dispuso a hacer el siguiente disparo de agua yo salté con mis cuatro patitas extendidas en el aire como si fuese el gato araña dándola un susto de muerte, jeje. ¿Que?!! ahora quien es el más fuerte y listo?
Dejé claro que sus ataques de agua no me intimidaban ya y apunté en mi agenda mental felina convertir el salto de Espidercat en un nuevo juego, estaba muy bien eso de salir disparado por los aires de vez en cuando, e incluso a mamau debió hacerle gracia porque no dejaba de gritarme desde entonces espiderman para provocar mis saltos de espidercat, CAT eh CAT, espidercat, que soy un gato.

La puerta misteriosa

En los ultimos días, había estado ensayando mis habilidades en el uso del idioma humano, tratando de comunicarme mejor con mis padres adoptivos, e hice todo tipo de maullidos probando cuales eran más efectivos a la hora de conseguir que me entendieran adecuadamente cuando necesitaba conseguir algo.
La puerta misteriosa tras la cual desaparecían a diario Antonio y Maica me tenía intrigadísimo y era necesario desplegar todas mis capacidades para averiguar que se escondía tras ella. Logicamente ellos ya debían saber que sucedía alli y debía convencerles de que me llevaran con ellos o me contaran que ocurría para que siempre me dejaran al otro lado sin enterarme de nada.
Fruto de mis múltiples intentos en pronunciar maullidos comprensibles para los humanos, descubrí uno que le hizo especial ilusión a Maica. Nada más pronunciarlo salía corriendo como loca hacia mi para achucharme con mucho cariño pese a su alergia, era como si se curara de todos sus males en el acto, y no importaba si se encontraba detrás de la puerta misteriosa o no, el caso es que salía de donde quiera que estuviese a atenderme. El maullido en cuestión era "mama" pero he de reconocer que a pesar de que trataba de pronunciarlo bien no siempre me salía igual, era bastante complicado, me esforzaba mucho porque cada vez que me salía la alegría de Maica era tal que incluso decidía celebrar juntos el acontecimiento con suculentos filetitos de jamón York.
Creo que dicho maullido debía ser interpretado por Maica como una muestra de cariño sin igual, algo asi como cuando llamaba a mi mamá. Eiii!! un momento, ¿será que la estoy llamando mamá? uyyy si eso era asi, quizás la estaba dando a entender algo confuso. Yo quería mucho a Maica, pero como mamá adoptiva, porque mamá ya tenía una y no la iba a olvidar jamás. Asi pues se me ocurrió probar con un nuevo maullido que fuese parecido y que significase mamá adoptiva o algo similar y me salió "mamau". Era tan parecido que a Maica también le gustó mucho, lo cierto es que no funcionaba igual que "mama", parecía desilusionarse algo y no conseguía tanta celebración, pero si que me servía para llamar notablemente su atención en el buen sentido, asi que lo anoté en mi mente felina para utilizarlo con más frecuencia.
Todas las mañanas a las 10 en punto llamaba a Maica para que me diera el desayuno, pero no se que habría tras la puerta misteriosa que a veces no atendía inmediatamente mi llamada y tardaba en aparecer. Sin embargo me acordé de el nuevo maullido y vi que en cuanto lo utilizaba se daba mucha más prisa en acudir a mi llamada.
Uno de los días apareció muy rápido y con unos ojos que parecía que llevaban pesas en los párpados, estaba totalmente atontada, hasta el punto que por una vez dejó la puerta cerrada pero no demasiado bien ajustada, se veía una pequeña rendija por la que la luz asomaba. Mientras Maica echaba en mis platos mi desayuno yo aproveché para empujar la puerta misteriosa con mis patitas y al fin esta se abrió.
Al traspasar el umbral pude ver que había una habitación con una gran cama como protagonista y otra puerta que daba a un cuarto de baño mucho más grande que el de Antonio.
Caramba!! y este era todo el misterio?!! una cama? asi que... ¿lo que venían a hacer Antonio y Maica alli era descansar? que insociables!! acaso no podían dormir conmigo? desde luego no sería por falta de espacio.
En mi recorrido por la habitación pude descubrir sobre una mesita junto a la cama un montón de cajitas de cartón y paquetes de pañuelos de esos con los que tanto me gustaba jugar, asi que me puse manos a la obra para pasar un buen rato jugando con aquellas cajas, hasta que la aguafiestas de Maica apareció muy enfadada por la puerta. ¿Que haces aqui?!!! deja las medicinas!! me gritó muy alterada.
Salí corriendo de alli y me escondí debajo de la cama. Caramba!! seguro que era esto lo que estaban escondiendo!! no podía dar crédito a mis ojos de lo que encontré allí. Debajo de la cama había un campo de juegos enorme lleno de cajas muy grandes de diferentes alturas y con ruedas muy divertido, donde podías esconderte, jugar al pilla pilla e incluso desplazarte sobre ellas si cogías un poco de impulso. Uyyy!! que divertidooo!!.
A Maica debió darle un poco cargo de conciencia no haber compartido su campo de juegos conmigo, porque inmediatamente se puso a jugar conmigo al pilla pilla persiguiendome por entre las cajas. Me lo pasé en grande hasta que ella decidió que ya estaba bien de juegos y me amenazó con un mounstruo que tienen en la casa que gruñe muy fuerte al que llaman aspirador.
Aquel mounstruo me daba mucho miedo, asi que salí corriendo fuera de la habitación que acababa de descubrir, no obstante mi aventura había merecido la pena y ya sabía que se escondía tras la misteriosa puerta.

Hombre vs gato

Tras el regalo que dejé a Antonio en su "caca nave" este debió de mosquearse conmigo por haberle dejado en evidencia delante de Maica y decidió que ya no quería seguir compartiendo su cuarto de baño conmigo. Así pues trasladó el artilugio aquel fuera, a un rincón en el pasillo de la casa junto a la puerta del baño.
Maica había puesto en la entrada una alfombrilla con ranuras que cuando pisabas en ella te limpiaba las patitas de la arena que se te quedaba pegada en ellas. Ahora la arena permanecía dentro del arenero y de esta forma ya no se montaba la playa que tanto molestaba a Antonio. Sin embargo debía ser muy rencoroso porque fui desterrado del baño para siempre, pues mira, !!mejor!!, a ver si te crees que necesito oler tus pestosidades humanas y aguantar que me des esos sustos con ese pischhht!! que suena cada vez que pulsas el aparatito ese blanco de la pared, que hace que huela a ese pestilente perfume que tanto os gusta a los humanos.


El conflicto podría haberse quedado ahi si no fuera porque al cabo de unos días Antonio decidió gastarme una broma de mal gusto y cambió mi arena por una especie de virutas gordas de madera. Oye tu!! ¿te has creido que soy un conejo?!!
Me tiré un par de días sin poder hacer mis necesidades porque Antonio no se apeaba del burro e insistía en dejar ese lecho para conejos en mi "caca nave", ¿tu que quieres? ¿que reviente?!!.
Pero una vez más la inteligencia felina vino a cobrarse un punto cuando decidí que ya no estaba dispuesto a aguantarme más y que me doliera la tripita por no hacer mis necesidades. Hice mis necesidades encima del lecho para conejos, si, pero ahi las dejé, sin taparlas ni nada, jeje, alaaa!! a ver si ahora aguantais esa peste.
Mi calculado plan no tardó mucho en hacer efecto, pues era más que evidente que dada la naturaleza perfeccionista de Maica y su obsesión por la limpieza aquel pestazo iba a desencadenar su ira.
Al día siguiente Maica había hecho a Antonio ir a comprar mi arena de siempre. Cuando estaba afaenado colocándola en la "caca nave" me aseguré de pasar por su lado, mirarle fijamente a los ojos y soltarle un miau con una clara traducción "Gato 1- Antonio 0".

La nave espacial

Ese día el papá de Maica había venido de visita a casa cargado con una gigantesca caja que había encontrado en el lugar donde se iban a perder todos los paquetes humanos, es decir, en Correos.
Maica había esperado durante mucho mucho tiempo aquel pedido y me intrigaba mucho que sería, sin embargo esta vez no me dejó participar en el descubrimiento del contenido y se encerró a cal y canto en la cocina para mantener el secreto. ¿Sería una sorpresita?.
Cuando Antonio llegó a casa se puso muy contento también al recibir la noticia de que por fin el paquete estaba en casa, entró en la cocina a ver la sorpresa sin dejarme pasar a mi y poco después se fué de la lengua y confesó lo que Maica me tenía guardado como regalo diciendo una frase que hizo que se me erizaran todos los pelos del cuerpo de la emoción "Freud, mamá te ha comprado una nave espacial".
Guauuuu!!!, digo, Miauuuu!!, estaba tan emocionado que hasta mis exclamaciones me hacían perder mi identidad por la de un perro. Una nave espacial!! mami me contó una historia antes de dormir donde decía que los humanos utilizaban naves espaciales para visitar la luna. Hace muchos años habían enviado a una perrita llamada Laika al espacio en una de ellas, pero lamentablemente no sobrevivió a la aventura. Mamá decía que algún día las naves espaciales serían mucho más modernas y seguras y entonces los gatitos no maullaríamos más a la luna llena de lejos, sino que pondríamos nuestras patitas sobre ella. Los perros no lo habían conseguido, pero evidentemente nosotros eramos más listos que ellos jeje.
No me lo podía creer. Maica tenía tanta confianza en mis capacidades, que después de haber demostrado que era un excelente terapeuta me había comprado una nave espacial para convertirme además en astronauta gatuno. Ufff !! cuando se entere mamá de esto se la van a caer los bigotes de la impresión, va a estar muy orgullosa de mi.
Por fin llegó el momento de ver mi nueva nave espacial. Maica salió de la cocina con ella en brazos y la depositó en el suelo del baño, donde antes estaba mi arenero. Corcho!! ¿no tienes otro sitio donde ponerla? podías elegir un lugar más higiénico ¿no?.
La espectación era máxima en mis papis adoptivos esperando el momento en que yo entrara dentro de la nave, no me perdían ojo. El mecanismo de entrada era extraño, pero rápidamente con una pequeña indicación de Maica pude ver que solo había que empujar con el morrito una especie de puerta transparente. Por fin estaba dentro, pero...!!¿esto que es?!!, !!¿de quien ha sido la brillante idea de poner la arena de hacer caca y pis dentro de mi nave?!!.
La decepción fué máxima al descubrir que aquel trasto era una caca en el más amplio sentido de la palabra, no era ninguna nave espacial, sino un nuevo "cagadero" cubierto al que Antonio había bautizado con ese nombre porque decía que se parecía mucho a una nave espacial. !!oye guapo!! a ver si vemos menos peliculitas del espacio de esas que os tragais los humanos, que no das una.
Menos mal que en un araranque de inteligencia felina decidí demostrarle para que servía su nave espacial y le dejé un buen mojón dedicado, para que volviese a la realidad, que provocó los aplausos de Maica.

Gatitolandia

Maica seguía mal de su alergia, pero a pesar de ello mejoraba cada día en su tratamiento psicológico gracias a mis atenciones constantes, y esto al parecer, según los comentarios que podía escuchar en la casa, había sido ya reconocido por la psicologa que llevaba el caso de Maica, que le había indicado que, dados los efectos tan notorios en la mejoria de su salud, no debía apartarse de mi bajo ningún concepto.
Aysss!! si mami escuchara estas cosas seguro que se sentiría orgullosa de mi. ¿Estaría teniendo Calxetines tan buenos resultados como yo?.
Maica trabajaba casi todos los días en casa en una cosa que llaman ordenador. Es un objeto muy curioso con una ventana al mundo donde puedes ver un montón de cosas. Yo vi y escuché un día unos gatos a los que saludé creyendo que estaban ahi, pero cuando los toqué con mi patita no estaban, miré detras de la pantalla y tampoco había nadie escondido, era como un truco de magia.
También puedes divertirte mucho, Antonio por ejemplo juega a una cosa donde sale una pelotita saltando y a veces le ayudo a perseguirla, e incluso cuando no están jugando se mueve una flecha que también puedes perseguir, solo que esa no es muy recomendable porque Maica y Antonio se alteran mucho si no les dejas a ellos manejarla. Con el ordenador la verdad es que a veces son muy territoriales y hay que darles espacio para que no se mosqueen, y en los juegos... ejem!! seguro que lo que pasa es que no quieren quedar en evidencia porque saben de sobra que yo soy mucho más hábil que ellos dando caza a la pelotita, habrá que dejarles que de vez en cuando se crean un poquito más importantes.


La cuestión es que Maica me contó que me iba a dedicar una web en agradecimiento a mi labor para que desde ella pudiese ayudar a otros gatitos y ofrecer información sobre nosotros los gatos. No sabía muy bien que era una web hasta que no me lo enseñó Maica, pero la verdad es que me gustó mucho la idea y no dudé en ponerme patas a la obra.
El ordenador y su amigo internet eran algo muy bueno ya que me permitía conocer las historias de otros colegas y también tener noticias de vez en cuando de Lourdes y mamá.
Maica y yo estuvimos muy atareados trabajando en la web, yo le iba chivando todos los detalles y ella los iba plasmando poco a poco trabajando sin descanso. Ella me ayudaba también investigando las cositas que yo no sabía y les preguntaba también cosas a sus amigos de las batas verdes. Asi nació Gatitolandia.
Gatitolandia aún está de inauguración porque no tiene todavía muchos participantes pero espero que en breve la gente se vaya animando y juntos podamos hacer algo bueno por la comunidad felina.
Asi que, si eres gato, no se a que esperas para apuntarte y enviarme tu foto y tus datos a info@gatitolandia.com para que todos estos humanos se enteren de lo guapos que somos nosotros los felinos y de todo lo que valemos, hay que ser un gato L'Oreal como dicen en la tele, ,que saldrás ahi porque tu lo vales. También te ayudo a buscar un hogar, un ligue, a recordar a un colega fallecido, e incluso puedes ser elegido gato del mes, que de momento estoy yo de estrella, y aunque soy muy guapo se van a pensar que soy un creido si solo salgo yo todos los meses ¿no?.
Y si eres humano, demuestranos tu humanidad denunciando a tus congéneres humanos que son inhumanos y nos hacen daño a los gatitos y a la naturaleza en general. Y si no te enteras de nada y no sabes como somos los gatos o como hay que cuidarnos, pásate y echa un vistazo que te lo contamos.
Gatitolandia

El gatowii

En los ultimos días las visitas de mis papis adoptivos a casa de la familia de Maica o a otros lugares se habían incrementado notablemente. Algo estaba pasando y creo que lo llamaban Navidad.
La Navidad debía de ser una especie de rara fiebre que les da a los humanos por comprar cosas y hacer muchas estupideces, además comían muchas cosas que debían de hacer mucho daño y se ponían malitos, pero en lugar de aprender de la experiencia volvian a comerlas una y otra vez. !!Humanos!!
Uno de esos alocados días, Antonio y Maica llegaron con un paquete que decían que era un regalo que habían traido los Reyes Magos. Uff!! cada vez estan peor, ahora ven visiones y creen que entran aqui personas que nunca han estado. Puedo jurarlo porque yo lo escucho todo y siempre estoy muy pendiente de cualquier extraño que pase por la puerta de entrada, además por si fuera poco dice que son reyes, ahi es nada, ni que los reyes fueran a casa de cualquiera, pues no son selectos ni nada y desde luego esta casa de palacio tiene poco.
El paquete era muy aburrido porque la caja que traía era muy estrechita y no me podía meter, además no traía cositas blancas de las que me gustan a mi, pues vaya caca de regalo. Dentro tampoco había nada interesante, tan solo unos cachibaches que Antonio conectó a la televisión y una estraña cosa que parecía una bascula de baño pero sin números donde se subían por turnos Antonio y Maica. Aquello parecía muy aburrido, no entendía porque derrochaban tanta pasión por aquel aparatejo, ni siquiera me dejaban entretenerme con los cables.


Sin embargo estaba equivocado, aquella cosa tenía su puntito, y es que cada vez que se arrimaban a esa cosa cogían una especie de mandos de televisión blancos y no dejaban de moverse. Vaya!! al menos esto les contagia algo de mi marcha.
La maquineja esa además charlaba con Maica y le decia lo que pesaba y como era su equilibrio, hasta yo mismo me subí al trasto aquel para demostrarles que, si era cuestión de equilibrio, como el de los gatos no había otro igual, lo que no entiendo es porque la bruja esa que estaba metida dentro de la tele dijo a Maica que había un importante desequilibrio y que dejara de moverse. Bah!! este trasto no entiende ni jota de cuestiones de equilibrio ¿verdad Maica? Uy!! ¿porque me miras asi con esa cara? ¿pasa algo?.
Al cabo de un rato Maica empezó a hacer como que lanzaba cosas, pero debía de ser una broma, porque en realidad no lanzaba nada, aun así yo le seguí el rollo a la pobrecilla e hice como si las persiguiera. Ya cuando empezó a correr en círculos alrededor de la tabla blanca, esa que tenía en el suelo, la cosa se animó, si hay que jugar al pilla pilla en circulo se hace, total, yo no me mareo facilmente. Asi que ahi estabamos los dos corriendo en circulo como dos payasos, bueno, de vez en cuando le daba una pequeña sorpresita para animar el juego y daba uno de mis saltos, jeje, que sustos se llevaba.
Antonio le comentó a Maica que iba a crear los perfiles en la wii. ¿Einn?!! Los per..que? la wii..que? Aquello era como para hacer un master en rarezas humanas, según pude ir entendiendo de las explicaciones que Antonio le daba a Maica, le daban datos a la bruja de la tele, que debía llamarse wii y ella los iba anotando no se muy bien para que.
El colmo fue cuando Maica dijo mientras leía un librito que venía en la caja que también se podían hacer perfiles para las mascotas. Uy uy uy, me voy de aqui corriendo que estos no traen muy buenas intenciones, miralos ahi a los dos mirándome fijamente, a ver que quieren hacer conmigo ahora, desde luego no pienso dar mis datos a esa brujawii y que me convierta en un gatowii, yo estoy muy bien como estoy siendo solo Freud, el gatito terapeuta.