Hombre vs gato

Tras el regalo que dejé a Antonio en su "caca nave" este debió de mosquearse conmigo por haberle dejado en evidencia delante de Maica y decidió que ya no quería seguir compartiendo su cuarto de baño conmigo. Así pues trasladó el artilugio aquel fuera, a un rincón en el pasillo de la casa junto a la puerta del baño.
Maica había puesto en la entrada una alfombrilla con ranuras que cuando pisabas en ella te limpiaba las patitas de la arena que se te quedaba pegada en ellas. Ahora la arena permanecía dentro del arenero y de esta forma ya no se montaba la playa que tanto molestaba a Antonio. Sin embargo debía ser muy rencoroso porque fui desterrado del baño para siempre, pues mira, !!mejor!!, a ver si te crees que necesito oler tus pestosidades humanas y aguantar que me des esos sustos con ese pischhht!! que suena cada vez que pulsas el aparatito ese blanco de la pared, que hace que huela a ese pestilente perfume que tanto os gusta a los humanos.


El conflicto podría haberse quedado ahi si no fuera porque al cabo de unos días Antonio decidió gastarme una broma de mal gusto y cambió mi arena por una especie de virutas gordas de madera. Oye tu!! ¿te has creido que soy un conejo?!!
Me tiré un par de días sin poder hacer mis necesidades porque Antonio no se apeaba del burro e insistía en dejar ese lecho para conejos en mi "caca nave", ¿tu que quieres? ¿que reviente?!!.
Pero una vez más la inteligencia felina vino a cobrarse un punto cuando decidí que ya no estaba dispuesto a aguantarme más y que me doliera la tripita por no hacer mis necesidades. Hice mis necesidades encima del lecho para conejos, si, pero ahi las dejé, sin taparlas ni nada, jeje, alaaa!! a ver si ahora aguantais esa peste.
Mi calculado plan no tardó mucho en hacer efecto, pues era más que evidente que dada la naturaleza perfeccionista de Maica y su obsesión por la limpieza aquel pestazo iba a desencadenar su ira.
Al día siguiente Maica había hecho a Antonio ir a comprar mi arena de siempre. Cuando estaba afaenado colocándola en la "caca nave" me aseguré de pasar por su lado, mirarle fijamente a los ojos y soltarle un miau con una clara traducción "Gato 1- Antonio 0".

No hay comentarios:

Publicar un comentario