Campeones del mundo

Hola a todos, de nuevo estoy por aqui con todos vosotros despues de haber estado una buena temporada retirado del blog guardando luto por mamá y cuidando de Maica que ha estado bastante pachuchilla y baja de ánimo.
Acabo de enterarme hace poco de lo que significa la palabra verano. Uyy es una palabra terrible para un gato. Yo como soy tan jovencito no había vivido nunca un verano y este ha sido el primero. No sabía que se podía pasar tanto calor, es como si alguien se hubiese dejado puesta una estufa enorme a tu lado con la intención de hacer gato asado, ¿es que no se dan cuenta que tenemos el abrigo puesto?. Menos mal que Maica, que me quiere mucho, me ha puesto un aparatejo muy curioso del que sale frío, que hace más soportable estar en casa cuando pega el sol de lleno en casa.
Al margen de contaros que el mundo esta metido en una sauna estos días, os estaréis preguntando que más cosillas me han sucedido estos días, pues bien, resulta que los gatos españoles somos campeones del mundo de fútbol ¿y eso que significa? pues principalmente que nuestros humanos se han vuelto locos estos días y les ha dado por hacer muuuucho ruido.
Antonio y Maica han estado estos días pegados a una caja que tiene un montón de humanos en miniatura metidos dentro hablando, contemplando como jugaban a una cosa que se llama fútbol y que básicamente consiste en un montón de humanos en calzoncillos y camiseta persiguiendo una pelota. Algo asi como lo que yo hago muchas veces con Antonio pero con un follón de gente tremendo. Pues bien, los españoles deben de haber sido los primeros en capturar la pelotita en cuestión y se ve que les han dado un premio. Lo más curioso es que este juego pone muy nerviosos a los humanos y les da por gritar, saltar, enfadarse, darse abrazos e incluso menear unos trapos con colorines que llaman banderas y que no te dejan tocar, ya veis, ¿que gracia tiene mover un trapo si no te dejan perseguirlo y morderlo?.
Lo peor de todo es cuando finalmente dan el premio al ganador. !!Que locura!! es que además te meten cada susto... aqui no dejaban de tirar bombas en la calle, los vecinos creo que se habían propuesto tirar el techo de nuestra casa y Antonio en especial estaba fuera de si, asi que un consejo, si alguna vez sois campeones del mundo, corred rápido a esconderos en el primer sitio que pilleis, yo tome posiciones bajo el gran rascador azul del salón y de ahí no me he meneado hasta que la cosa ha estado más tranquilita y Maica ha paseado un exquisito filete de jamón york por las cercanías.