Campeones del mundo

Hola a todos, de nuevo estoy por aqui con todos vosotros despues de haber estado una buena temporada retirado del blog guardando luto por mamá y cuidando de Maica que ha estado bastante pachuchilla y baja de ánimo.
Acabo de enterarme hace poco de lo que significa la palabra verano. Uyy es una palabra terrible para un gato. Yo como soy tan jovencito no había vivido nunca un verano y este ha sido el primero. No sabía que se podía pasar tanto calor, es como si alguien se hubiese dejado puesta una estufa enorme a tu lado con la intención de hacer gato asado, ¿es que no se dan cuenta que tenemos el abrigo puesto?. Menos mal que Maica, que me quiere mucho, me ha puesto un aparatejo muy curioso del que sale frío, que hace más soportable estar en casa cuando pega el sol de lleno en casa.
Al margen de contaros que el mundo esta metido en una sauna estos días, os estaréis preguntando que más cosillas me han sucedido estos días, pues bien, resulta que los gatos españoles somos campeones del mundo de fútbol ¿y eso que significa? pues principalmente que nuestros humanos se han vuelto locos estos días y les ha dado por hacer muuuucho ruido.
Antonio y Maica han estado estos días pegados a una caja que tiene un montón de humanos en miniatura metidos dentro hablando, contemplando como jugaban a una cosa que se llama fútbol y que básicamente consiste en un montón de humanos en calzoncillos y camiseta persiguiendo una pelota. Algo asi como lo que yo hago muchas veces con Antonio pero con un follón de gente tremendo. Pues bien, los españoles deben de haber sido los primeros en capturar la pelotita en cuestión y se ve que les han dado un premio. Lo más curioso es que este juego pone muy nerviosos a los humanos y les da por gritar, saltar, enfadarse, darse abrazos e incluso menear unos trapos con colorines que llaman banderas y que no te dejan tocar, ya veis, ¿que gracia tiene mover un trapo si no te dejan perseguirlo y morderlo?.
Lo peor de todo es cuando finalmente dan el premio al ganador. !!Que locura!! es que además te meten cada susto... aqui no dejaban de tirar bombas en la calle, los vecinos creo que se habían propuesto tirar el techo de nuestra casa y Antonio en especial estaba fuera de si, asi que un consejo, si alguna vez sois campeones del mundo, corred rápido a esconderos en el primer sitio que pilleis, yo tome posiciones bajo el gran rascador azul del salón y de ahí no me he meneado hasta que la cosa ha estado más tranquilita y Maica ha paseado un exquisito filete de jamón york por las cercanías.

5 comentarios:

JIII dijo...

Hola Freud, mi papá me habló de ti; al parecer no soy el unico gatito terapeuta. Me llamo Hanne. Mi papi dice que es el femenino de Hans y me llamo así porque un tal Hans Asperger describió lo que mi papi tiene aunque en realidad su personalidad es como la de un gato (como la mía) la gente lo ve anormal.

Hay que tener mucha dedicación en el cuidado de nuestros "pacientitos", estoy segura de que como mucho lo amo a él, el también me ama.

Lastímeramente, mi hermanito Leo no ha dejado rastro dentro de la casa. Joseph está muy triste y le ha buscado por tres horas a la mitad de la noche, es que el estudia, se viste de blanco y tiene un aparatejo para escuchar el corazón, y por eso ha llegado tarde ayer.

Extraño a mi hermanito!!
Pero en fin, te deseo lo mejor!
Att. Hanne Hindemburg

Freud dijo...

Hola Hanne guapa, no sabes lo que me alegra encontrar a una colega de profesión. Hoy entro despues de mucho tiempo desatendiendo este blog y es una grata sorpresa encontrarte. Sin embargo siento mucho que no encuentres a tu hermanito, pero no te rindas, ya veras como aparece. Un lametón enorme.

Freud dijo...

Oye Hanne, la verdad es que no había oido nunca hablar de Hans Asperger, mis conocimientos sobre los humanos aún son limitados dada mi edad, pero por lo que me estoy enterando parece ser que has tenido mucha suerte de dar con un papi adoptivo como el tuyo. Seguro que sabe un montón de cosas, y que un humano nos entienda es como un milagro digno de agradecer. No estaría nada mal que le digas a tu papi que nos haga de intérprete con los estirados estos de dos patas, claro que si le ven a él como rarito... imagínate a nosotros, ainsss!!! humanos!! ¿quien los entiende?.

JIII dijo...

Eso intento, pero es bastante difícil. La familia de Joseph es muy mala con nosotros, los gatitos (exepto su abuelito). Mi papá adoptivo me contó que su tio le dijo con mala intención cuando regresó de buscar a mi hermanito, que ya se lo había comido un perro o que se había muerto. Me dolió mucho escuchar eso y él se puso muy mal; ése día dormí con el sobre su pecho, escuchando el fuerte bum de su corazón. El me necesita mas que nunca.
Saludos

Freud dijo...

Hanne ten en cuenta que algunos humanos nos subestiman mucho, vale que un perro puede suponer un peligro para nosotros, pero también sabemos defendernos y tenemos unas uñitas dignas de ser respetadas, no son pocos los perros que salen mal parados del encuentro con un gato. Y dile a Joseph que no se rinda, Maica tuvo una gatita que se perdió y no la encontró hasta pasados tres meses, evidentemente lo había pasado mal, pero se recuperó a su lado.

Publicar un comentario