Halloween

Bueno amigos, pues resulta que hoy es la noche de Halloween, ¿qué significa eso? pues algo así como una noche de terror, y es que los gatos durante esa festividad humana, estamos condenados a recibir en nuestros territorios a un montón de niños humanos que sin ningún tipo de reparo irrumpen en nuestras casas vestidos de forma extraña y chillando “¿Truco o trato?”, vamos, que te pegan un susto de muerte y a nuestros humanos adultos no les queda otro remedio que pagar una especie de rescate de nuestra tranquilidad ofreciendo a esos pequeños monstruitos un montón de caramelos. El momento desde luego es escalofriante, ya que encima suelen venir en grupos y si te ven asomar tus bigotes cerca de la puerta es como si se les disparase un resorte para tratar a toda costa de atraparte gritando “gatito, gatito”. En una situación así un gato con sentido común entenderá perfectamente que lo más inteligente es salir corriendo o arquear su lomo y soltar tres bufidos que mantengan lejos de ti a los temidos cachorros humanos.
Truco o trato desde luego debe ser sinónimo de prepárate a correr gato, aunque según dice Maica lo que en realidad significa es algo así como darte a elegir entre un susto o llegar a un acuerdo, un soborno infantil que pierde su sentido desde el momento en que aunque estés dispuesto a proceder al pago, el susto ya te le han metido si o si.


Sin embargo, a lo largo de la historia felina, algunos de nuestros colegas han sido muy astutos y han decidido vivir con unas hembras humanas muy listas, que además adoran a los gatos, a las que llaman brujas, especialmente nuestros amigos de color negro. Estos gatos han aprendido a ser respetados haciéndose temer, de forma que nadie los molestaba porque hacían creer que eran humanos transformados en demonios, jeje, esos si que sabían, hicieron correr el rumor de que si se cruzaban por delante la mala suerte iría tras el humano en cuestión y de esta forma se aseguraban no tener a ningún niño incordioso detrás. Lo malo es que los papás de las criaturas debieron enfadarse con los gatos por lanzar este bulo y los cogieron manía, viéndolos desde entonces como malditos y rechazándolos la mayoría de veces en sus hogares.
Menos mal que no todos los humanos son tan tontos y hay alguno que de vez en cuando decide pensar un poco haciendo uso del cerebro que la naturaleza les ha dado y pasar de supersticiones, de forma que son conscientes de que en realidad los gatos somos todos adorables.
No obstante y por lo que pueda pasar, yo ya he tomado posiciones en casa y me he buscado mi brujita particular. Más vale que me imponga un poco, porque sino siendo tan guapo me van a pelar el lomo con tanto sobo y no me apetece nada de nada, para eso ya tengo a mis papis leñe.
Os dejo una foto mía para que vayáis tomando nota de mi estrategia, jeje.

La condecoración

Desde que murió mamá me he esforzado más que nunca en ser un gato ejemplar del que ella pueda sentirse orgullosa. Seguro que desde el cielo todo se ve, asi que la importancia de hacer un buen papel en la labor que mami me encomendó adquiere ahora una doble importancia. Pero claro, todos los gatos sabemos que los humanos son muy raritos y que no siempre saben apreciar nuestros méritos, con lo que llegar a su corazoncito y hacer que seamos reconocidos por ellos es un trabajo muy complicado. Sin embargo he de contaros que no hace mucho he recibido uno de los mayores premios que un humano otorga a un felino, y es que , aunque no lo creais, he sido galardonado con una condecoración muy especial, los humanos creo que la llaman "la placa de identificación". Se trata de una medalla que cuelga de mi elegante collar, que ahora es de cuero negro, y que lleva grabado mi nombre, mi fecha de nacimiento y en su cara posterior los teléfonos de mis papis adoptivos. Es un gran honor para mi del que seguro que mami estará orgullosísima, pues los humanos conceden este premio a aquellos gatitos a los que quieren mucho, es una condecoración al mérito felino.

Cuando un gatito se pierde, los humanos miran tu placa y saben que eres una personalidad importante, algo asi como un Nobel gatuno, e inmediatamente se ponen en contacto con tus humanos para avisarles de que te encuentras en problemas, de esa forma se hace un despliegue de medios para devolverte a tu hogar con todo tipo de comodidades, ya que es evidente de que eres un tipo de prestigio reconocido.
El premio de hecho ha de ser tan solemne que para asegurarse de que lo conservas de por vida, sin peligro de que puedas perderlo o de que otro ocupe tu lugar suplantando tu identidad, te colocan un chip como se hace en el servicio secreto felino, y de este modo, con una moderna tecnología punta humana eres reconocido en cualquier sitio como un agente o figura importante. El chip me lo implantaron sin que me diese cuenta en una de mis visitas al centro de las personas con batas verdes de las que Maica es amiga y pasa totalmente desapercibido ante los ojos de cualquiera.
Estuve pensando incluso en adoptar un nombre más profesional y llamarme agente 007 vidas, pero creo que la discrección es otra de las virtudes de un agente secreto felino, asi que podeis seguir llamándome Freud, gato Freud.
De hecho Maica ya debía haber tenido antes en casa a una agente secreta felina, porque una de sus gatitas se llamaba Gatahari, pero claro,con ese nombre tan evidente debió de ser descubierta por algún agente canino y tuvo que escapar de casa para no poner en riesgo su vida.
Bueno, pues nada, os dejo una foto mía con mi condecoración para que os deleiteis con mi presencia y mi planta de dandy. Eso si, no digais nada, que sea un secreto entre nosotros eh, con que lo sepa mami es suficiente.

Manicura felina

Como bien sabeis todos los gatos, uno de nuestros más preciados tesoros son nuestras uñas. Con ellas no solo nos defendemos, sino que además nos vienen de perlas para rascarnos, sujetarnos, trepar, jugar, etc y ha llegado a mis oidos que algunos humanos someten a sus compañeros felinos a terribles operaciones donde les amputan la última falange de sus garras. Me he quedado tan impactado pensando en nuestros pobres compañeros mutilados que necesitaba hablar del tema con todos vosotros.
Maica a veces se ha llevado algún que otro disgusto fruto de mis juegos sin control, ya sabeis, uno se emociona y sin querer araña donde no debe, además como Maica tiene el dichoso problema de la alergia, cada vez que ocurre uno de estos lamentables accidentes se le ponen las heridas que parece que le haya arañado un tigre de Bengala y no yo.
También ocurre en muchas ocasiones que se encariña de objetos a los que los humanos dan un valor desmedido y cuando se los adorno un poco con mis uñas se pone bastante nerviosa. Menos mal que en el fondo siempre termina entendiendo que los objetos están para servirnos a nosotros y no nosotros a los objetos, sin duda los seres vivos somos infinitamente más importantes que un trasto inanimado.
Pero por supuesto Maica jamás ha pensado en hacerme nada tan bárbaro como lo que os estoy contando. ¿Os imaginais lo terrible que tiene que ser no poder ni tan siquiera escarbar la arena para poder hacer nuestras necesidades y taparlas luego porque sentimos un dolor terrible en nuestras patitas al hacerlo? ¿o sufrir terribles dolores de espalda por tener que apoyar inadecuadamente nuestras patas de forma antinatural? pufff no quiero ni pensarlo, se me ponen los pelos de punta.
Desde aqui me gustaría enviar un mensaje de apoyo a todos esos compañeros que han tenido la mala fortuna de caer en manos de desaprensivos que les han sometido a semejante salvajada y que viven estresados o sufriendo. Amigos lucharemos juntos por hacer entender a los humanos que ninguno de nosotros debe pasar por esto jamás.

Yo no he vuelto a arañar a Maica ni por accidente desde que me hizo una manicura muy especial. LLevaba días amenazándome con que si seguía siendo tan bruto al jugar me iba a poner unas uñas postizas como las de la Sarita Montiel, pero bueno, solo era una exageración de las suyas, realmente lo único que hizo fué cortarlas un poco con unas tijeritas sin punta que no me hicieran daño y ponerme unas funditas en ellas transparentes, nada de colorines para nenas, discretitas, manicura de machote.
La manicura me dura de mes a mes y medio, me la hace Maica y me ofrece un trocito de jamón de york como premio, me permite usar mis uñas perfectamente sin que me molesten, rasco, juego, camino y hago todo con total normalidad, todo menos hacer daño a mis papis, hasta sigo rascando en sus objetos preferidos, pero sin embargo ya no me regañan por ello, y es que debo de tener ahora uñas mágicas, porque no dejan señales a pesar de que rasque a fondo. Sin embargo yo se que para defenderme ya no me sirven, asi que en caso de emergencia uso las de las patitas de atrás o mis dientes, pero claro, en casa pocos peligros hay que merezcan un buen zarpazo.
Espero que si hay algún humano al que no le gusten las uñas de su gato leyéndome opte por hacer una manicura de este tipo a su compañero felino antes de plantearse siquiera acudir a un veterinario verdugo.
Ahh!! se me olvidaba las nenas podeis elegir uñitas de colores, que ya se que vosotras sois más coquetas y os gusta cambiar con la moda.

La caca nave de lujo

Antonio y yo hemos estado manteniendo un constante tira y afloja por ver quien se hace con el control del territorio. Eso de que haya dos machos en la misma casa se convierte en un tema delicado. Antonio es un macho muy grande y hasta que yo llegué a casa, él era el jefe, pero ahora que este iba a ser mi hogar, debía dejarle claro lo antes posible quien es el macho alfa responsable de proteger a Maica. El tema es que como yo aún era un gato pequeñito, él se empeñaba en mantener el control, olvidando un importante dato, que yo soy un gato, y por mucho que él quiera y por muy grande o magnífico ejemplar que sea, no puede dejar de lado su condición humana, que evidentemente nada tiene que hacer frente a la supremacía felina.
En fin, decidí dejar que se fuese aclimatando poco a poco a su nuevo estatus en la jerarquía de poder hogareña y le hice creer que él aún conservaba el poder en casa. Ya iría dejándole claro gradualmente quien estaba destinado a ser el jefe alli con pequeños desafios que no enturbiaran nuestra amistad, ya que al fin y al cabo era un tio muy majo al que había tomado mucho cariño y no era cuestión de prescindir de el en el grupo, me gustaba como papi adoptivo.
Sin lugar a dudas había pequeños detalles que le iban enseñando hasta donde llegaba mi poder felino. Uno de ellos fué la caca nave. Antonio se había empeñado en ponerme esa arena para conejos que yo no estaba dispuesto a tolerar en mi toilette, porque al parecer se había quedado encargado de la limpieza del baño y para él era mucho más cómodo deshacerse de mis cagarrutillas y pises envueltos en esa especie de viruta de madera que se descomponía facilmente en su water de humanos con agua. Ya os comenté que la batalla gato vs hombre estaba a mi favor, pero para que la tensión del ambiente se relajara un poco decidí otorgar a Antonio una pequeña tregua accediendo a utilizar una nueva arena. Se trataba de una arena hecha a base de fibras vegetales obtenidas de abetos, vamos, parecida al anterior lecho para conejos solo que con el grano más fino, mucho más apropiado para un gato. Haciendo un alarde de generosidad hacia el género humano, decidí probar el nuevo producto ante la satisfacción de Antonio y Maica, y lo cierto es que no estaba nada mal, se podía escarbar facilmente y al tapar los excrementos no producía olores desagradables. No se quedaba agarrado a mis patitas y al salir de la caca nave, lo poco que llevaba en ellas caía en el felpudo de ranuras de la entrada y el suelo quedaba limpio.
Antonio estaba radiante de felicidad creyendo que se había salido con la suya, !!ayyy pobre iluso!! ¿quién tenía ahora un radiante y limpio baño de lujo felino? ¿él o yo? y lo más importante de todo ¿a quién mimaba Maica felicitando por no manchar el suelo? ¿a él o a mi? es triste ver como el ser humano es capaz de apuntarse un tanto recogiendo tus cagarrutas mientras su hembra te mima a ti ¿quién es el que está ahora más cerca de hacerse con el poder de la casa? muahahahaha, pero que listos somos los gatos jeje.

Hoy es mi cumpleaños

Hola amigos, cuanto tiempo sin veros a todos por este blog. Ni que decir tiene que de nuevo he estado muy muy atareado cuidando de Maica, pero espero poder contaros todo lo sucedido en breve, os aseguro que mi vida esta siendo apasionante para cualquier gato que se precie. Hoy es un día muy especial porque hoy cumplo mi primer añito y ya soy todo una gatote de 5 kilos muy guapo, ¿alguien lo duda acaso? es que el que es guapo de nacimiento lo sigue siendo siempre y bueno, ya sabeis que esa cosa tan tonta que gastan los humanos llamada modestia no va con nosotros los felinos, ya veis, que estupidez decir que eres feo o que eres del montón cuando la naturaleza te ha dotado con tanta generosidad. Estoy seguro de que vosotros, mis colegas gatunos, estais totalmente de acuerdo conmigo y compartís esa seguridad en vosotros mismos que yo por supuesto también tengo.

Os voy a dejar de hecho una foto que me han hecho hace poco para que podais apreciar mi belleza en todo su apogeo, bueno, o quizas no, seguramente mañana estaré más guapo aún, porque uno gana con la edad y seguro que tengo a varias gatitas ya loquitas por mis huesos. Por cierto nenas si alguna necesita que la eche una zarpa no tiene más que decirlo, que yo soy todo un dandy y un caballero.
No os lo vais a creer pero Maica me ha hecho hoy tantos mimos que he estado a punto de tener que explicarle que yo no soy un limón, porque es que parecía que me quería exprimir hasta sacarme la última gota de jugo.
La parte buena es que esta preparando una tarta de pollo con jamón que tiene que estar de chuparse los bigotes, ummmm, y me ha pedido por internet un regalo que estoy impaciente por recibir, me mata la curiosidad ¿será un ratón gigante?.
Bueno ya os contaré, me voy de celebración que esto se esta poniendo muyyyy interesante.