Halloween

Bueno amigos, pues resulta que hoy es la noche de Halloween, ¿qué significa eso? pues algo así como una noche de terror, y es que los gatos durante esa festividad humana, estamos condenados a recibir en nuestros territorios a un montón de niños humanos que sin ningún tipo de reparo irrumpen en nuestras casas vestidos de forma extraña y chillando “¿Truco o trato?”, vamos, que te pegan un susto de muerte y a nuestros humanos adultos no les queda otro remedio que pagar una especie de rescate de nuestra tranquilidad ofreciendo a esos pequeños monstruitos un montón de caramelos. El momento desde luego es escalofriante, ya que encima suelen venir en grupos y si te ven asomar tus bigotes cerca de la puerta es como si se les disparase un resorte para tratar a toda costa de atraparte gritando “gatito, gatito”. En una situación así un gato con sentido común entenderá perfectamente que lo más inteligente es salir corriendo o arquear su lomo y soltar tres bufidos que mantengan lejos de ti a los temidos cachorros humanos.
Truco o trato desde luego debe ser sinónimo de prepárate a correr gato, aunque según dice Maica lo que en realidad significa es algo así como darte a elegir entre un susto o llegar a un acuerdo, un soborno infantil que pierde su sentido desde el momento en que aunque estés dispuesto a proceder al pago, el susto ya te le han metido si o si.


Sin embargo, a lo largo de la historia felina, algunos de nuestros colegas han sido muy astutos y han decidido vivir con unas hembras humanas muy listas, que además adoran a los gatos, a las que llaman brujas, especialmente nuestros amigos de color negro. Estos gatos han aprendido a ser respetados haciéndose temer, de forma que nadie los molestaba porque hacían creer que eran humanos transformados en demonios, jeje, esos si que sabían, hicieron correr el rumor de que si se cruzaban por delante la mala suerte iría tras el humano en cuestión y de esta forma se aseguraban no tener a ningún niño incordioso detrás. Lo malo es que los papás de las criaturas debieron enfadarse con los gatos por lanzar este bulo y los cogieron manía, viéndolos desde entonces como malditos y rechazándolos la mayoría de veces en sus hogares.
Menos mal que no todos los humanos son tan tontos y hay alguno que de vez en cuando decide pensar un poco haciendo uso del cerebro que la naturaleza les ha dado y pasar de supersticiones, de forma que son conscientes de que en realidad los gatos somos todos adorables.
No obstante y por lo que pueda pasar, yo ya he tomado posiciones en casa y me he buscado mi brujita particular. Más vale que me imponga un poco, porque sino siendo tan guapo me van a pelar el lomo con tanto sobo y no me apetece nada de nada, para eso ya tengo a mis papis leñe.
Os dejo una foto mía para que vayáis tomando nota de mi estrategia, jeje.

4 comentarios:

martinyfelix dijo...

Jajajajajaja. Muy buen post, muy cierto todo.

La Gatera dijo...

Interesantes conclusiones, Freud. Menos mal que a nuestra casa no se ha acercado aún ninguna pandilla de niños chiflados...

Saludetes gatunos.

Gris dijo...

Hola! Me parece genial que tengas un blog para conocer a los gatos,es exactamente lo que andaba buscando! Adoptéa lupe hace tres días y es mi primer felino así que necesito todos los consejos que pueda leer..si no te molesta, andaré leyéndote por aki!

Freud dijo...

Bienvenida por aqui Gris, estoy encantado de que me leas y celebro mucho que hayas tenido la inteligencia de adoptar a Lupe. A ver si me envias una foto suya por Gatitolandia que seguro que es una gatita muy guapa jeje.

Publicar un comentario